VII

Vuelan las aves negras
sobre el cielo de Teherán
cuando el joven soldado huye
por los caminos de montañas.
Tal vez sea necesario escuchar
al hombre que en su juventud
suspendió la soga de un árbol
encontrando sin saberlo
el sabor de las cerezas.
Pero para quien cavó un hoyo
sobre un terreno yermo
no habrá cerezas, sino sólo
el paso de las nubes
sobre una luna llena.
Y será preciso ver frutos
donde en realidad haya astros.

 

*Basado en el film “El sabor de las cerezas” de Abbas Kiarostami

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s