XV

El gato
que desde el tapial mira
mi figura recortada 
detrás de la reja de la ventana
no sabe de mi miedo,
aunque, quizá, lo intuye.
Para disimularlo
alterno mi mirada entre el lucero
y las hojas que dejó caer 
la tormenta.
Tirar el cigarrillo, 
producir un incendio
sería, al menos, una solución:
la de hacer del temor
un espectáculo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s